X
Menú
X

10 consejos para conducir con viento fuerte


[blockquote style=”4″]Hay una serie de efectos meteorológicos que suelen afectar a nuestra conducción, entre los que se encuentran la niebla, la nieve y el viento, pero no podemos pasar por alto también al viento, que aunque no suponga una merma en la visibilidad, sí que llega a resultar bastante peligroso cuando sopla muy fuerte.[/blockquote]

Notarás sobre las rachas de viento cuando te encuentres circulando en carretera y hay una serie de aspectos que te invitarán a ponerte en alerta. Cuando el aire venga de frente te costará mantener la velocidad, sobre todo en llano y en repechos, pero cuando entre de cola notarás como circulas con más ligereza. Por su parte el vehículo será víctima de los bandazos con el viento lateral, que posiblemente resulte el más peligroso porque afectará a la trayectoria del vehículo pudiendo apartarlo del carril.

Cuando compruebes en el paisaje y en todos los elementos del exterior que tanto los árboles como las señales se mueven con virulencia, prepárate para agarrarte bien al volante y mantener la trayectoria. En los días con tanto aire será mejor evitar la colocación de bacas y portaequipajes en la parte superior del coche. A continuación te damos 10 consejos para conducir con viento.

[blockquote style=”3″]

  1. Al igual que hacemos con cualquier otra adversidad meteorológica, rebajaremos la velocidad de nuestra marcha y extremaremos al máximo las precauciones.
  2. Cuando circulemos por una carretera será preciso prestarle atención a los posibles desprendimientos que se puedan originar, pero también haremos todo lo que esté en nuestra mano para no invadir el carril contrario. También se aconseja evitar circular detrás de turismos con remolques ligeros o de camiones con carga. Nunca se sabe lo que puede pasar con el material que transportan. Y si nos vemos obligados a estar detrás de ello lo mejor es mantener una distancia de seguridad adecuada.
  3. Se puede decir que los peligros en la ciudad son menores porque circulamos a menor velocidad y el margen de actuación que tenemos es mayor. Sin embargo prepárate para soportar hojas y bolsas de plásticos que vuelen a nuestro paso. También suponen un riesgo los contenedores, que se mueven con bastante facilidad y que pueden colisionar con nosotros, mientras que cuando el coche permanezca estacionado no se aconseja dejarlo cerca de un parque o de una zona verde con árboles, ya que podrían caer sobre el vehículo. Resulta más complicado que un árbol caiga sobre nosotros cuando nos encontramos en marcha.
  4. Para mantener el control y la trayectoria del vehículo se aconseja viajar con el motor lo más revolucionado que se pueda, por lo que intenta evitar las marchas más largas.
  5. El volante se debe sujetar en todo momento con las dos manos y con fuerza. Los movimientos que hagamos con él deben ser progresivos y suaves. Cuando sea preciso tienes la posibilidad de rebajar el empuje del aire haciendo un ligero contravolante.
  6. Conduce siempre por el medio del carril. De esta manera, en el caso de sufrir un golpe lateral de viento el vehículo se moverá sólo unos centímetros. De esa manera te librarás de colisionar con el resto de conductores que vayan por el otro carril o de caer en la cuneta.
  7. A la hora de realizar un adelantamiento hay que extremar las precauciones, sobre todo si el otro vehículo es un autobús o un camión. Al ser de grandes dimensiones el golpe de aire que se origina es mayor. Agarraremos el volante con fuerza e intentaremos realizar la maniobra lo más rápido posible para incorporarnos a nuestro carril. Debes estar seguro de poder hacer el adelantamiento, ya que si tienes el viento en contra te costará mucho más.
  8. Estaremos mucho más atentos a las salidas de los túneles y de aquellas zonas que se encuentren protegidas. Una vez que salgamos de esos puntos la fuerza del viento será mayor y el riesgo de accidente se multiplica.
  9. En todo momento debes tener controlado el sentido en el que golpea el viento y la fuerza con que lo hace. Te resultará de gran ayuda echar un vistazo a todo lo que hay a tu alrededor para comprobarlo. Fíjate sobre todo en la vegetación y en los árboles que encontrarás a los lados de la carretera.
  10. La fuerza y el impacto que tenga el viento sobre nuestro coche dependerá de varios factores que deberemos valorar a la hora de coger el coche. No sólo dependerá del tamaño del vehículo, ya que también entran en escena otros aspectos como la carga que llevemos, el centro de gravedad y la distribución que exista en el habitáculo.
[/blockquote]

[blockquote style=”3″]

En cualquier caso, siempre que haya unas condiciones meteorológicas adversas y no sea preciso coger el coche, lo mejor es que lo dejemos guardado en el garaje. Siempre hay que tenerle mucho respeto tanto a la lluvia, como a la nieve o al viento, ya que condicionarán por completo nuestra conducción.

[/blockquote]


You Might Also Liked

¿Cubre el seguro de automóviles los desastres naturales? 10 consejos para superar la ITV con éxito 20 Consejos de conducción segura Consejos para compartir coche y ahorrar gastos Consejos para cuidar la batería del coche 10 consejos tras comprar un coche de segunda mano 10 consejos para que no te roben el coche 10 consejos para afrontar un viaje largo en coche

Compártelo en Facebook

Dalo a conocer a tus amigos
Envíalo en un mensaje

Siguenos en Facebook

¿Tienes amigos que nos siguen?
Haz click aqui para seguirnos

Actividad en Facebook

Haz click en "Me gusta"