X
Menú
X

7 trucos para ahorrar combustible que no son tan buenos


[blockquote style=”2″]Una conducción eficiente. Ese es el secreto para ahorrar en combustible cada vez que cogemos el coche. Sin embargo, hay algunas recomendaciones que pueden resultar un tanto peligrosas para el motor y para la seguridad de los viajeros.[/blockquote]

Ahorrar combustible, este es el objetivo de este artículo. Para ello hablaremos de varios aspectos que te pueden ayudar. El aire acondicionado del automóvil intentaremos que la temperatura oscile en torno a los 23 grados, ya que de esa manera le exigiremos menos al motor. El aire acondicionado resulta ideal para aquellos desplazamientos largos y en las jornadas de mucho calor. Si lo desconectamos conseguiremos que se incremente la temperatura en el interior del coche y aumente el riesgo de sufrir somnolencia a consecuencia del calor. Esta es una de las maneras para ahorrar combustible pero a continuación te daremos otros pequeños consejos para poder ahorrar.

  1. Conducir con la marcha más larga que se pueda: En cierta medida esta medida puede resultar muy útil en la mayoría de las ocasiones, pero para ello es preciso tener en consideración una serie de aspectos. Un vehículo de gasolina no debería rodar por debajo de las 1.500 revoluciones por minuto y los diésel de las 1.200 rpm, como aseguran los expertos. Lo más lógico es que la marcha dependa sobre todo de las condiciones con que nos encontremos la carretera y la velocidad. Cuando se conduce con una marcha demasiado larga y no con la adecuada, en realidad conseguimos gastar más combustible y forzar el motor porque el régimen de giro resulta demasiado bajo. Se podría acabar además con daños en la junta culata, en donde la reparación se elevaría hasta los 3.000 euros.
  2. Bajar ventanillas en lugar del aire acondicionado: Está claro que circular por ciudad con las ventanillas bajadas siempre consumirá menos que emplear el aire acondicionado. Sin embargo el resultado será distinto cuando circulemos por carreteras a velocidades más altas, donde será mayor también la resistencia aerodinámica. En cualquier caso, cuando encendamos el aire acondicionado del automóvil intentaremos que la temperatura oscile en torno a los 23 grados, ya que de esa manera le exigiremos menos al motor. El aire acondicionado resulta ideal para aquellos desplazamientos largos y en las jornadas de mucho calor. Si lo desconectamos conseguiremos que se incremente la temperatura en el interior del coche y aumente el riesgo de sufrir somnolencia a consecuencia del calor.
  3. Las bajadas en punto muerto. Existe una falsa creencia que asegura que los coches en punto muerto no consumen combustible. En realidad cuando no gasta gasolina es cuando la marcha está metida y no se pisa el acelerador, ya que no entra al motor ni una gota de carburante. Por el contrario, cuando dejamos el vehículo en punto muerto se consume 1,5 litros por kilómetro. La explicación es bien sencilla. Y es que cuando el automóvil se desplaza por la inercia acumulada se movilizan los neumáticos, el motor y la transmisión. Circular en punto muerto no ayuda a ahorrar en combustible ni tampoco resulta seguro.
  4. Recoger los retrovisores: Cuando cogemos el coche para desplazarnos debemos preocuparnos en primer lugar de la seguridad de los ocupante del vehículo. Nunca debe imperar el ahorro de gasolina sobre lo anterior. Ni se te ocurra plegar los retrovisores que van junto a las puertas mientras circules por la carretera. Aunque gastes menos combustible por la menor oposición del aire, no merece la pena jugarse la vida por esto.
  5. Conducir a velocidades muy bajas: No tiene ningún sentido circular por las vías rápidas, ya sea autovía o autopista a una velocidad especialmente reducida. Tampoco será un ahorro muy elevado el que consigas y además en este tipo de carreteras la velocidad mínima es de 60 kilómetros por hora. Circular por debajo será motivo de sanción por los agentes de la Guardia Civil y además puede poner en peligro tu seguridad y la del resto de conductores.
  6. Un alerón: También existe el mito del uso del alerón para rebajar el consumo y mejorar la aerodinámica del coche. Al contrario de lo que se pudiera pensar, cualquier elemento que le añadamos al diseño original del coche lo único que puede hacer es incrementar la resistencia y por lo tanto aumentar el consumo de combustible. Ocurre algo similar cuando viajamos con una baca o un portabicicletas. El motor se verá obligado a trabajar más por el peso extra que le sumamos.
  7. Calentar el motor: En el mundo de los coches hay muchas teorías y creencias, en donde la mayoría de ellas no son del todo ciertas. Otro mito que nos encontramos en lo que se refiere al ahorro de gasolina nos invita a pisar el acelerador a fondo cuando arrancamos el vehículo. Se pensaba que era necesario calentar el motor antes de salir a rodar, pero lo único que se consigue es un gasto innecesario de combustible, además del riesgo que existe de colisionar con otros vehículos, sobre todo cuando estamos estacionados en línea y la separación con el coche de delante es muy pequeña. Esta práctica de calentar el motor al encender el automóvil podía ser aceptada cuando los motores funcionaban con carburador, pero ahora lo hacen con inyección. Sin embargo, con los motores actuales si que se aconseja circular durante los primeros metros de una manera normal, sin forzar en exceso. Evitaremos por lo tanto en los compases iniciales los acelerones y los frenazos bruscos, intentando que el coche no sufra tanto.

You Might Also Liked

¿Cubre el seguro de automóviles los desastres naturales? 10 consejos para superar la ITV con éxito 20 Consejos de conducción segura Consejos para compartir coche y ahorrar gastos Consejos para cuidar la batería del coche 10 consejos tras comprar un coche de segunda mano 10 consejos para que no te roben el coche 10 consejos para afrontar un viaje largo en coche

Compártelo en Facebook

Dalo a conocer a tus amigos
Envíalo en un mensaje

Siguenos en Facebook

¿Tienes amigos que nos siguen?
Haz click aqui para seguirnos

Actividad en Facebook

Haz click en "Me gusta"