X
Menú
X

10 comportamientos que dañan a tu coche


[blockquote style=”2″]Somos animales de costumbres, pero a veces éstas no resultan del todo positivas para nuestra seguridad ni para el vehículo.[/blockquote]

Ponerse al volante de un vehículo implica una gran responsabilidad. Como todo en la vida, cada conductor tiene una serie de manías, que en ocasiones pueden llegar a ser peligrosas porque implican unos desgastes prematuros del coche o incluso averías de cierta gravedad.

Tampoco hay que relajarse cuando nos pongamos a conducir. Somos animales de costumbres, pero a veces éstas no resultan del todo positivas para nuestra seguridad ni para el vehículo. A continuación te detallamos 10 comportamientos o vicios que pueden dañar tu coche.

  1. No comprobar el estado de las presiones de los neumáticos: Con una cierta frecuencia intenta comprobar la presión de las ruedas. Puede que se acabe generando un desgaste irregular que deteriore de manera prematura el estado de los neumáticos y nos veamos obligados a gastar un dinero que no teníamos previsto. En el peor de los casos se puede provocar un accidente más grave a causa de un reventón. No te llevará demasiado tiempo verificar la presión de las ruedas, así que merece la pena gastarse cinco minutos en ello de vez en cuando.
  2. Acelerar en exceso cuando lo arrancamos: Cuando arrancamos el coche es preciso que el motor permanezca unos segundos activo para que se alcance la temperatura adecuada y el aceite llegue al circuito. Así conseguiremos una mejor lubricación y cuando el motor está frío y aceleramos hay un mayor desgaste de éste. Lo mejor es que aguardemos un minuto con el motor en marcha antes de ponernos a circular. A continuación ya se podrá acelerar pero intentando que sea de forma progresiva.
  3. Presionar el embrague con el vehículo parado. Se trata de una manía que deberíamos eliminarla lo antes posible, ya que lo único que se consigue es que haya un desgaste superior tanto del embrague como de los componentes que se vinculan a él. Por muy pequeña que sea la presión que ejerzamos sobre el pedal, hay siempre fricciones de carácter interno que acaban por afectar al disco. En ocasiones también puede darse el caso que el pedal del embrague se llegue a romper a consecuencia de este desgaste.
  4. Abusar de los frenos: Cuando hacemos uso del freno con mucha frecuencia y durante un tiempo prolongado conseguiremos que se gasten con más rapidez tanto las pastillas como los discos, que acabarán por generar deformaciones en estos últimos y que provocarán vibraciones a la hora de frenar en el volante. La mejor alternativa es usar las marchas cortas cuando tengas que afrontar una bajada pronunciada, ya que de esta manera será el motor el encargado de retener al vehículo. Tendrás más control sobre el coche y no se deteriorarán tanto los frenos.
  5. Viajar con el motor a bajas revoluciones: Siempre hemos pensado que para conseguir una conducción eficiente lo mejor era circular a bajas revoluciones. En cierta medida esto es cierto, pero sin embargo también nos puede generar problemas en el coche. En los motores de gasolina se puede dañar el catalizador, mientras que en los diesel se pone en peligro la válvula EGR, pudiendo rebajarse su vida útil a la mitad. En los motores que ya tienen unos cuantos años, este tipo de conducción implica un mayor esfuerzo por parte del motor. Lo adecuado es circular con las revoluciones adecuadas, que al pisar el acelerador el coche responda de inmediato.
  6. Parar el motor después de un importante esfuerzo: Habrá que prestar una especial atención sobre todo a los motores turbo, ya que alcanzan temperaturas muy elevadas. Es posible que después de un viaje largo lo apaguemos de repente el motor y el aceite que mantiene el circuito se pueda carbonizar, provocando una avería en el turbo. Lo mejor, después de afrontar unos cuantos kilómetros en autovía a gran velocidad es que cuando lleguemos a nuestro destino mantengamos el coche al ralentí durante un par de minutos y no lo apaguemos. Durante este tiempo conseguiremos que se enfríe el turbo.
  7. Dejar la mano apoyada en la palanca de cambios: Hay una manía muy común entre los conductores de dejar la mano derecha apoyada sobre la palanca. No somos conscientes de que se ejerce una presión innecesaria sobre los sistemas internos, que pueden originar desgastes y holguras en los rodamientos y los sincronizadores. Procura conducir siempre con las dos manos puestas en el volante y recurre a la palanca cuando vayas a reducir o ampliar la marcha.
  8. Conducir con poca gasolina: Cada vez que tengas que repostar procura llenar el depósito. No tiene sentido que vayas cada poco a la estación de servicio para echar diez euros. Perderás tiempo sin sentido y en pocos kilómetros volverás a encontrarte en reserva. Se puede circular con menos de cinco litros de combustible pero quizás sea una cantidad muy pequeña para proteger la bomba. Procura que el nivel de gasolina o gasóleo sea el adecuado para garantizar la lubricación.
  9. Subir el coche al bordillo: Quítate de la cabeza esta idea. Aunque no haya daños visibles al momento, con el tiempo acabarán afectados las ruedas y la suspensión. Además, los neumáticos pueden acabar con pequeños cortes o deformaciones. Lo conveniente para evitar esto es que no aparques encima de los bordillos, y si tienes la necesidad de hacerlo subas siempre por el lugar con la zona menos elevada.
  10. En muchas ciudades y carreteras los badenes son parte ya de nuestro paisaje. Sirven para que disminuyamos la velocidad, pero en ocasiones no le hacemos el suficiente caso. Pasarlos sin reducir puede provocar los mismos daños que aparcar encima de la acera e incluso peores, ya que se puede estropear una llanta o reventar el neumático. Cuando circulamos muy rápidos por encima del badén se llegan a originar problemas en los anclajes de la suspensión. En zonas de resaltes y badenes lo mejor es circular a velocidad muy baja, consiguiendo de esta manera que la suspensión no sufra tanto y el coche no se dañe. A veces, con un poco de prevención resulta suficiente para mantener en buen estado el mantenimiento de nuestro vehículo. Siguiendo estos consejos te librarás de unas cuantas averías.

You Might Also Liked

¿Cubre el seguro de automóviles los desastres naturales? 10 consejos para superar la ITV con éxito 20 Consejos de conducción segura Consejos para compartir coche y ahorrar gastos Consejos para cuidar la batería del coche 10 consejos tras comprar un coche de segunda mano 10 consejos para que no te roben el coche 10 consejos para afrontar un viaje largo en coche

Compártelo en Facebook

Dalo a conocer a tus amigos
Envíalo en un mensaje

Siguenos en Facebook

¿Tienes amigos que nos siguen?
Haz click aqui para seguirnos

Actividad en Facebook

Haz click en "Me gusta"